jueves, 21 de marzo de 2019

La danza como mediadora del malestar psíquico y social

La danza ha formado parte de la humanidad desde el inicio de los tiempos, tomándose como una manifestación artística y cultural de los pueblos y ciudades. Desde los orígenes de la humanidad las personas buscaron medios de comunicación y de manera general lo podían hacer mediante movimientos corporales manifestando así una capacidad creativa de comunicación, de tal manera que a través de la danza se pudiera expresar la propia identidad, todo aquello que se siente, lo que se ve o escucha… traduciéndose esto además en una manifestación infinita de la mente y el espíritu para expresar lo que resulta difícil utilizando la comunicación oral y escrita. Si tratáramos los beneficios que la danza puede aportar a las personas, podríamos destacar varias perspectivas. Desde el punto de vista biológico, podemos determinar la danza como una necesidad del cuerpo que le aporte soltura y aptitudes motoras. Desde una perspectiva social, destacar el desarrollo de habilidades sociales y el estilo propio de cada uno de los involucrados en la danza, a esto debemos sumarle su herencia cultura que identifica a cada persona y la hace sentirse propia de un estado, ciudad o pueblo. Por último, y no menos importante la perspectiva psicológica, en la que varios autores encontraron que los tratamientos psicológicos brindados por proveedores no especializados, en países de bajos y medianos ingresos, constituyen un proceso innovador, pero también con efectos moderados a fuertes en la reducción de los trastornos mentales comunes en población adulta como la depresión, la ansiedad y el estrés postraumático.

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

*También lo encuentras acá: ver

No hay comentarios:

 
Technorati Profile