sábado, 28 de julio de 2018

Felicidad: Prácticas esenciales de mindfulness

La enseñanza fundamental del maestro Zen Thich Nhat Hanh es que la plena conciencia o mindfulness puede enseñarnos a vivir en el presente y desarrollar la paz interior. Accesible tanto a los recién iniciados en el budismo como a practicantes más experimentados, Felicidad es el único libro que recopila todas las prácticas desarrolladas por Thich Nhat Hanh durante sus más de sesenta años como monje y maestro budista.Con secciones dedicadas a la práctica cotidiana, las relaciones, el ejercicio físico, la comida atenta y la práctica con los niños, Felicidad es una guía comprensiva para vivir con plena conciencia nuestra vida cotidiana. 1. El monje budista más reconocido en la actualidad.2. Autor de numerosos libros y candidato al Nobel de la Paz.3.

 El libro que reúne todas sus enseñanzas sobre mindfulness en la vida cotidiana. Introducción La plena consciencia [o mindfulness, o la atención plena, como,en ocasiones, se la denomina] es la energía que te ayuda a estar despierto y ser consciente del momento presente. Es una práctica que te permite conectar profundamente, instante tras instante, con la vida. Y no es necesario que te desplaces, para ello, a un lugar diferente. Puedes practicar la plena consciencia en tu habitación o cuando vas de un lado a otro. Se trata de que hagas lo mismo de siempre (como caminar, sentarte, trabajar,comer o hablar), pero consciente de lo que estás haciendo.

Si, mientras contemplas una hermosa puesta de sol con un grupo de personas, por ejemplo,te dejas atrapar por tus proyectos y preocupaciones, acabarás perdiéndote en el pasado o en el futuro y no disfrutarás, como los demás, del presente, y se te escaparán la puesta del sol y la riqueza de la experiencia.Supongamos ahora que, en su lugar, asumes un enfoque diferente. ¿Por qué, cuando tu mente divague, no diriges la atención a la inspiración y la espiración? La práctica de la respiración profunda te trae de nuevo al presente. Cuando tu cuerpo y tu mente se unifican, puedes volver al presente para ver,contemplar y disfrutar de la escena que ante ti se despliega. Así es como, “volviendo al hogar” de tu respiración, recuperas el milagro de la puesta de sol.

Habitualmente estamos tan ocupados que nos olvidamos dequiénes somos y lo que estamos haciendo. Conozco a mucha gente que afirma olvidarse incluso de respirar. Nos acostumbramosa no mirar siquiera a las personas que amamos, de modo que solo las echamos de menos cuando ya se han ido. Y poco importa que no tengamos nada que hacer porque, al habernosdesconectado de lo que sucede en nuestro interior, nos aprestamosa encender la televisión o llamar por teléfono… comosi fuese posible escapar de uno mismo.

La conciencia de la respiración es la esencia de la plena consciencia, que, según el Buda, es la fuente de la felicidad yde la alegría. Pero por más que todos llevemos, en lo más profundo,la semilla de plena consciencia, nos hemos olvidado deregarla. Si aprendemos, no obstante, a tomar refugio en nuestra respiración o en nuestro caminar, volveremos a establecer contacto con esas semillas, volveremos a regarlas y a asistir,para nuestro disfrute, a su crecimiento. 

En lugar de contentarnosentonces con una noción abstracta de Dios, el Buda oAlá, descubrimos la posibilidad de conectar con Dios a cadarespiración y a cada paso.Pero esta práctica, por más accesible y sencilla que parezca,requiere cierto entrenamiento. Y, para ello, la práctica de detenerseresulta esencial. ¿Y cómo hacemos para detenernos? Lohacemos a través de la inspiración, laespiración y el paso. Ynuestras prácticas fundamentales para ello son la respiraciónatenta y el paseo atento. Cuando las domines, podrás ejercitar lacomida atenta, la bebida atenta, la cocina atenta, la conducciónatenta, etcétera, etcétera, etcétera…, que te permitirán estar, entodo momento, aquí y ahora.La práctica de plena consciencia (smriti, en sánscrito) conducea la concentración 

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

*También lo encuentras acá: ver

No hay comentarios:

 
Technorati Profile