sábado, 2 de junio de 2018

La zanahoria es lo de menos

La mayoría de las personas persiguen brillantes, atractivas y suculentas “zanahorias” a lo largo de su vida: ganar más, tener a la pareja perfecta, comprar una casa más grande, obtener un cuerpo envidiable, encontrar un mejor empleo. Pero muy pocas le ponen atención a lo que cargan en su carreta: ¿rencores, resentimientos, culpas, heridas del pasado? ¿Estrés, jornadas de trabajo extenuantes, drama, enojo, pérdidas?

Post relacionados:

Los elefantes no vuelan

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

* También lo encuentras acá: ver


No hay comentarios:

 
Technorati Profile