jueves, 21 de junio de 2018

Freud: El psicoanálisis como crítica de la cultura occidental


En la obra de Freud es necesario, distinguir dos planos o niveles de investigación, aun cuando las fronteras entre ambos no sean fáciles de trazar. De una parte, tenemos su investigación sobre las neurosis y el sistema teórico correspondiente, plano que cabe considerar como investigación científica, al menos en la medida en que apoyó constantemente en la práctica clínica y sus resultados. De otra parte, tenemos su especulación filosófica acerca de la sociedad y la cultura. La validez de esta última es notoriamente cuestionable en múltiples aspectos y la actitud misma de Freud ante ella es realmente ambivalente. A menudo, la juzga con dureza, insistiendo que sus especulaciones sobre la religión, la cultura y la sociedad no pasan de ser eso, especulaciones. Tal actitud negativa ante su propia especulación se debe, en parte al menos, a su interés en no dañar la imagen del psicoanálisis: de ahí su empeño en separar tajantemente del psicoanálisis, verdadero y racional, su especulación filosófica, incierta e imaginativa. Y, sin embargo, Freud confesó en múltiples ocasiones que su verdadera vocación y anhelo, desde la juventud, era la filosofía y no la medicina.

A pesar de que quepa distinguir el psicoanálisis de la teoría freudiana de la cultura, esta última es ininteligible sin la primera. En efecto, en ella se transponen constantemente los esquemas y conceptos correspondientes al psiquismo individual, aplicándolos a comunidades y a los fenómenos culturales. Las estructuras sociales son interpretadas en analogía con las neurosis individuales: así, la religión se describe y analiza sobre el modelo de las neurosis obsesivas y la filosofía resulta equiparable a un delirio paranoico. Por lo demás, es oportuno señalar que Freud no es el primero en utilizar como método la analogía entre lo individual y lo social. Recuérdese, a modo de ejemplo ilustrativo, la teoría platónica de la justicia, basada en el paralelismo entre las partes del alma individual (concupiscible, irascible, racional) y las clases o grupos integrantes de una sociedad (trabajadores, guerreros, gobernantes).

Ingresar

No hay comentarios:

 
Technorati Profile