viernes, 6 de abril de 2018

Yo cocodrilo: cómo nace un triunfador

Ameno y divertido, serio y profundo, de denuncia y de esperanza, constituye un toque de atención a la especie humana. El argumento se basa en comparación de las vidas entre dos curiosos personajes: un ejecutivo (representante de nuestro mundo) y un cocodrilo (un animal primitivo).

El libro hace una analogía entre dos figuras de diferente especie, naturaleza pero que ambas tenían que pasar por los procesos naturales de la vida, esto es, nacer, crecer, reproducirse y morir, le da quizá mayores valores de sentido común al primero de ellos, un cocodrilo llamado Bolso, el segundo un humano llamado deleite, en el transcurso del camino natural de la vida ambos aprender a abrirse paso en el mundo competitivo del entorno, para Bolso la selva, para deleite el mundo profesional.

Durante la infancia, Bolso aprende a sobrevivir sorteando los peligros de los depredadores mientras Deleite enfrenta los paradigmas de la educación de sus padres, quienes lo someten al igual que a muchos humanos a un mundo de competencia con ideas como “hay que trabajar duro”, “No me conformaré con ser uno más”, “Pasare por encima de quien sea para triunfar”, tratando de cumplir con los estándares impuestos sobre todo por su padre, desde este punto de vista, la condición de mamífero le da una desventaja sobre la ventaja de ser mamífero y poseer un cordón umbilical, me refiero a la de olvidarse del YO para centrarse en el “Ello” (lo que los demás quieren que sea, que haga, que logre, dependiendo siempre de la ilusión del control, por su parte Bolso madura ideas de distinta natura, tales como “La paciencia es una buena cualidad, al final rinde maestros”, “La universidad de la vida, para los que no pueden pagar una costosa matrícula, es una buena opción”, “tener la sangre fría como un reptil, a veces tiene sus ventajas” y “El estrés no es bueno para la salud”.

El reptil, aprende por medio del ensayo-error, su capacidad intelectual no le da (para su benefició) los conceptos subjetivos de éxito, aprende que aquello que le causa daño simplemente debe evitarse, por lo que su capacidad de observación le evita ser víctima de los cazadores y de las maldades de los seres humanos.

Post relacionados:

El reto de ser feliz

Las claves del comportamiento humano: Análisis Transaccional aplicado al autoconocimiento y a la comprensión de las personas

La dieta del P.A.N.: Una fórmula para disfrutar de la vida

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

* También lo encuentras acá: ver

No hay comentarios:

 
Technorati Profile