martes, 13 de febrero de 2018

Mi hijo, personalidad borderline

Probablemente, ningún diagnóstico en psiquiatría es tan complejo como el del paciente borderline. A menudo se llega a esta conclusión, después de otros diagnósticos parciales -«fracaso escolar, hiperactividad, depresión, abuso de drogas, bulimia y anorexia, fobias...- que no eran más que distintas caras de este poliedro complicado que es la personalidad borderline. Y si complejo es para el profesional, más lo es para la familia y sin duda para el propio paciente.

No se entienden los cambios bruscos de humor, la impulsividad, la inmediatez en todo o la poca tolerancia a la frustración.

El paciente ya no sabe cómo reconocerse y pierde sus propios referentes e identidad. El grado de sufrimiento es elevado y las vías de escape múltiples y polimorfas.

He leído el libro de Marina Foret. Es el testimonio de una madre -extrañamente sincero- que padeció el problema. Lo he leído con emoción y con rabia. Emoción en el recuerdo y rabia por lo poco que hicimos -o podemos hacer- generado por una falta de comprensión, de la que si somos realmente sinceros, todos somos partícipes. Prólogo del Dr. Francisco Sabanés Magriña

* Ver lo que Google ofrece. Ingresar

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

No hay comentarios:

 
Technorati Profile