miércoles, 16 de agosto de 2017

El día que te quieras: encuentro con la libertad y el placer de vivir


Por lo general, tanto en teoría como en la vida práctica, a la autoestima se la asocia con el concepto favorable o desfavorable que tienen de uno las personas significativas y con la trayectoria personal de éxitos y fracasos. Este hecho dificulta enormemente el esfuerzo por desarrollar un grado conveniente de amor propio, puesto que siempre está el medio social influyendo de una u otra forma, en la medida en que ofrece unos parámetros conforme a los cuales le otorga un valor a la persona o se lo niega y, a partir de ahí, los sentimientos de autoaceptación y amor suben o bajan. Por otra parte, parece difícil explicar por qué ciertas personas pueden hacer verbalmente un balance altamente favorable de sus valores personales apoyado en experiencias muy concretas y, no obstante, por los conflictos que las llevan hasta la sala de consulta, puede uno percibir que saben perfectamente cuáles son sus fortalezas y méritos personales, pero no creen en ellos. Al hacer su propio inventario, es como si estuvieran hablando de otras personas. He podido comprobar que toda esta inconsistencia empieza en la idea global de sí mismo que el individuo se forja a partir de las primeras experiencias de la infancia. Está claro que el autoconcepto, es decir, la idea que cada persona tiene de sí misma, es la base para el aprecio o el desprecio personal; por consiguiente, es fundamento del equilibrio psicológico, el cual se manifiesta en un comportamiento bien adaptado. Este hecho reviste una importancia tal, que resulta urgente empezar por cuestionar nuestras ideas más comunes acerca de cómo se originó lo que creemos ser y de qué manera se ha mantenido esa imagen habitualmente tan inconsistente y frágil.Es hora de cambiar la estimación ajena y la necesidad de triunfar, por motivos de satisfacción y valía profundamente personales y de regir nuestra conducta por aquellos valores que son considerados por cada cual como los más preciados de un ser humano. Esa es la propuesta de este libro, que ofrece al lector principios científicos y pautas altamente efectivas para consolidar y crecentar a diario una auténtica estima personal.

Post relacionado:

Mañana será otro día: psicología para la vida cotidiana

Madres que trabajan María Cecilia Betancur

Dichosos los que saben hablar: la conversación amena y la exposición elocuente

Nuestros hijos, semillas de futuro: cómo cultivar su personalidad

Se separaron... ¡ Y fueron felices !: mentalidad abierta y comportamiento práctico para liberarse del pasado

Un amor que sirva o un adiós que libere: qué más hacer por su relación de pareja  María Cecilia Betancur

Cuando se quiere de veras Maria Cecilia Betancur

¿Por qué se mueren los amores?. María Cecilia Betancur

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

No hay comentarios:

 
Technorati Profile