martes, 30 de mayo de 2017

Guía de actuación en casos de agresión al personal de los centros educativos públicos

Los principios básicos sobre los que se han de vertebrar estas actuaciones, y que conforman esta Guía de Actuación, son los siguientes:

Carácter integral. Las actuaciones en materia de agresiones a profesionales de la enseñanza deben tener un carácter integral, e incorporar medidas, tanto preventivas como de actuación ante situaciones de este tipo, de análisis y de evaluación. También deben orientarse a todos los profesionales de la enseñanza, cualquiera que sea su categoría profesional, y buscar la coordinación de actuaciones con la Ertzaintza o la colaboración de otras Administraciones distintas de la educativa.

Coordinación. La eficacia inmediata de las medidas que se diseñan exige una precisa coordinación de todas las actuaciones, especialmente en un sector tan complejo como el educativo.

Orientación de servicio a los profesionales. Ante un incidente violento, todas las actuaciones diseñadas están orientadas al servicio del sujeto pasivo de tal incidente (cualquier trabajador/a de un centro de enseñanza sea docente o no), que debe percibir en todo momento el respaldo de su centro educativo, de la comunidad escolar, de la respectiva Delegación Territorial de Educación y por ende, de todo el Departamento de Educación, Universidades e Investigación, mediante la orientación, el asesoramiento y la asistencia necesaria.

Adecuación de infraestructuras y de procedimientos de trabajo. La organización del trabajo y las infraestructuras en las que se realiza, deben favorecer la creación de ámbitos seguros para el desarrollo de la actividad educativa.

Mejora continua. Un proceso de evaluación permanente permitirá recoger las circunstancias prevalentes de lugar, tiempo y modo en que se producen las agresiones y facilitará, mediante la elaboración de un mapa de riesgos, la determinación de las variables asociadas a este tipo de situaciones, propiciando una futura toma de decisiones y la definición de medidas más eficaces.

Respeto hacia los derechos del alumnado. Partiendo de que la relación docente-discente y familia debe estar basada en el respeto y la confianza mutuas, cualquier plan de prevención y acción sobre la seguridad de los profesionales debe salvaguardar con garantías esta relación, además de amparar en todo momento los derechos del alumnado y sus familias evitando en todo caso, que con las acciones propuestas, se puedan enfrentar o anteponer los derechos de los profesionales sobre los de los educandos o sus familiares. La objetividad sobre los hechos producidos y las medidas que se plantean deben salvaguardar este principio.

Respeto y reconocimiento de los derechos del profesorado y del resto de profesionales de un centro educativo. Hemos de partir del hecho de que los profesionales de los centros de enseñanza son el motor formativo de las futuras generaciones de la ciudadanía. El respeto y reconocimiento a su quehacer es la base sobre la que se basa la labor de nuestros centros educativos.

Resquebrajar ese respeto es propiciar el paulatino debilitamiento del sistema de valores en los que se basa nuestro modelo formativo.

Por todo ello, el Departamento de Educación, Universidades e Investigación ofrece a los centros educativos esta Guía de Actuación en casos de agresión al personal de los centros educativos públicos elaborada por la Inspección Educativa, con la finalidad de que pueda servir de ayuda al profesorado y a toda la comunidad educativa.

Ingresar

No hay comentarios:

 
Technorati Profile