jueves, 9 de febrero de 2017

Soluciones para convivir con un alcohólico

A veces el camino más sencillo es el menos recorrido. Una inteligente propuesta para cambiar nuestro enfoque sobre el alcoholismo puede ser el comienzo del cambio. Si lo aceptamos como una enfermedad, ya no un vicio o producto de la falta de voluntad, la familia puede llevar una vida plena y hasta feliz, independientemente de si el alcohólico sigue bebiendo o no. Ni castigo divinno ni larca social, el alcoholismo es otra enfermedad, una más entre miles que no debe impedir la sana conviviencia, el amor y el respeto.


Disponible en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar


No hay comentarios:

 
Technorati Profile