viernes, 24 de febrero de 2017

Nuestros hijos, nuestros maestros


Son nuestros hijos los que nos ayudan a conocernos realmente, sobre todo aquellos con los que nos resulta más difícil entendernos y educarlos. 

Ellos son nuestros mejores maestros.

 Conocer la parte inconsciente de nuestra relación con cada uno de nuestros hijos y comprender por qué un determinado retoño nos saca tan fácilmente de nuestras casillas, entender la causa del desagrado que nos produce su comportamiento y descubrir los motivos reales de nuestro empeño en cambiarlos nos abre la puerta a la posibilidad de una transformación profunda en nuestra relación con ellos.

Post del mismo autor:

Educar sin maltratar

Víctima de víctimas.Teoría y práctica de las constelaciones familiares

Este adolescente necesita otros padres

Amar es más sencillo 

Nunca me olvidaré de ti

Haciendo fácil lo difícil: Cómo aprender a estudiar


Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

 
Technorati Profile