viernes, 27 de enero de 2017

La madurez de Eva: una interpretación de la ceguera emocional


Cuando Dios creo el Jardin del Eden, concibió una situación cruel. Obsequio a Adan y Eva con el Árbol de la Ciencia, pero les prohibió saborear sus frutos. El Padre supremo castigo la desobediencia de sus hijos infligiéndoles grandes sufrimientos y dolores. Este paraíso donde la sumisión se considero una virtud, la curiosidad un pecado y el desconocimiento del bien y el mal un estado ideal tiene similitudes fatales con el que suele albergar el principio de la vida humana y que comunmente calificamos como paraíso de la infancia; . 

Cada vez que el niño desobedece los mandamientos de los padres dioses, es castigado, cuando no azotado, y por si fuera poco se le hace creer que es por su propio bien. Pero ?que sucede con la ira y el dolor que este niño debe reprimir si, ademas, le obligan a aceptar el maltrato fisico y psíquico como una obra de caridad? 

Las primeras experiencias emocionales dejan huella en el cuerpo, se codifican como un tipo determinado de información y, al llegar la edad adulta, influyen en nuestra forma de pensar, sentir y actuar, aunque sea inconscientemente. El resultado acostumbra a ser la aparicion de un circulo vicioso de la violencia. 

Alice Miller nos muestra, en su ultimo libro, como se puede romper este circulo y como puede surgir una conciencia mas profunda a partir del conocimiento emocional de la historia de cada uno. 

La madurez de Eva nos aclara las causas de emociones a menudo incomprendidas y nos indica, por el bien de las generaciones presentes y futuras, como abandonar una infancia atormentada de la que no somos culpables. Desde la publicación de El drama del niño dotado, Alice Miller ha intentado explicar en todos sus libros que la violencia infligidas obre los niños revierte en algún momento sobre la sociedad. Entretanto, los mas recientes


Disponible en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

* También lo encuentras acá: ver


 
Technorati Profile