jueves, 5 de enero de 2017

Depresión: ¿enfermedad o indolencia?

Todos los seres humanos somos sufrientes, vulnerables e inacabados. Nos desarrollamos y crecemos a través de las pérdidas y los errores. Poseemos, en distinto grado, virtudes y defectos, sentimientos nobles y despreciables. Podemos desarrollar conductas evolutivas e involutivas. Inconscientemente negamos, reprimimos, proyectamos, desplazamos etc., nuestras falencias mediante racionalizaciones hipócritas, muchas veces bien justificadas, que sostienen nuestras acciones.

Pero hay una tendencia que asedia y transforma nuestros pensamientos, sentimientos y conductas de manera absoluta, y es la predisposición a ser indolentes. Es precisamente nuestra indolencia la que nos enferma, la que convierte a la envidia evolutiva en involutiva, al odio formador en destructivo, la calificación en descalificación, la otredad en egoísmo, y a una vida plena con sentido en una existencia vacía.

El propósito de este ensayo es desde mi larga experiencia y trayectoria como psicoterapeuta, aportar un granito más de arena, una luz de esperanza, para una humanidad que se halla en crisis con sus valores y está perdiendo el camino hacia la evolución.

Disponible en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar

 
Technorati Profile