martes, 22 de noviembre de 2016

Amor y saber: pasión por la ignorancia Juan Antonio Aguirre Espíndola, Edmundo


No es exagerado afirmar que las ciencias, sobre el amor y el erotismo, poco pueden explicar. Es más, aquello que dicen explicar siempre deja por fuera al sujeto. Este saber, si tiene algo que lo caracterice, es el ser un discurso sobre cuerpos y actos sin sujetos. Es un saber minucioso y abundante en datos fisiológicos, bioquímicos, anatómicos, psicológicos, socioculturales, pero, por más que los combinen, dinamicen o dialecticen, por ningún lado aparece algo semejane al sujeto. Su ciencia habla de herencia, genitales, hormonas, cópulas, patologías, objetos adecuados e inadecuados, afectos, efectos, insanas pasiones, edades, capacidaes y constantes anuncios de la aproximación última a la verdad sobre el sexo y el amor, en fin, de todo aquello que aludiendo al organismo, lo social y lo cultural, excluye precisamente la existencia de un sujeto deseante, capaz de amar y odiar, articulador del erotismo y del amor en esos ámbitos. Un sujeto que es un ser de palabras, que se producen en el tiempo lógico que media entre la pulsación de un orificio y el fracaso de la satisfacción, aquello que sólo existe en razón de un imposible, de un real desencuentro.

Disponible en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar



 
Technorati Profile