jueves, 24 de marzo de 2016

A quien el psicoanálisis atrapa... ya no lo suelta


¿Por qué sujeta? ¿Por qué sus fieles están encerrados en un discurso que sólo para ellos es coherente y riguroso? ¿Por qué se sienten tan bien entre ellos y tan mal cuando los interrogan? ¿Por qué analistas y analizandos se comportan más o menos como secta? ¿Es posible hallar una salida a la densidad de estas preguntas? Tal vez lo primero por hacer sería no cubrirse el rostro para no ver las dificultades reales y pasarse el tiempo resolviendo problemas escolares.

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar


 
Technorati Profile