viernes, 22 de enero de 2016

Haz que cada mañana salga el sol: ... y que cada día sea el más feliz de tu vida



Casi todos funcionamos basándonos en viejos patrones de conducta aprendidos en la infancia. Esas pautas, incorporadas a nuestra mente en forma de creencias, son las que restringen nuestras vidas y condicionan nuestros comportamientos.Debemos tomar conciencia de ello, desprendernos de la carga que nos suponen y actuar para poder acceder a una maravillosa transformación que saque a relucir nuestra verdadera naturaleza, y así aprender a ser felices.

Sorprendente el pragmatismo y la agudeza de Arancha Merino en este manual interesantísimo y revelador que nos desenmascara ante el espejo. En un lenguaje inteligente y con claridad expositiva, pone orden en el recorrido y aumenta el potencial didáctico con frecuentes recapitulaciones de lo esencial, dentro de un texto ya de por sí magro, exento de paja.

La autora nos acompaña en la selva ignota de nuestras emociones, y a golpe de machete despoja de artificios e impedimentos el camino más directo y vital hacia la armonía interior. Nos brinda su mirada ágil y perspicaz, desde la que podemos comprender de forma casi intuitiva la esencia de las emociones y sus derivados. Nos ofrece palabras clave para reconocerlas y nos propone como gestionarlas en una síntesis alquímica simple y posible. Establece relaciones entre ellas desde un enfoque creativo que colabora eficazmente a reconocerlas en carne propia y ajena. Cito aquí, por poner un ejemplo, el binomio tristeza-lentitud, en el cual queda confirmada mi experiencia personal de que en el ralentí de esta emoción he hallado la nitidez que precisaba para avanzar.
Arancha también alude a contrapuestos: emoción adecuada VS emoción falsa. Nada es lo que parece. Acompaña esto con un interesante mapa de los sentidos, poco utilizado, y que sirve de orientación en este campo emocional, descubriéndonos en ellos herramientas de aprendizaje y captación.

Empeñada en potenciar el carácter práctico de su libro, la autora nos presenta sus enseñanzas en cuadros esquemáticos y ejemplos tomados de la vida cotidiana, extremadamente reconocibles.
Después de leer este libro, se comprende mejor la gran fuerza, sabiduría y originalidad de su autora, pues su obra también nos habla de ella; entre líneas adivinamos el proceso de su propio aprendizaje, y también de su experiencia profesional. Arancha es, sin duda, y citando una metáfora que incluye en su libro, “un águila en su segunda etapa”. Pero por encima de todo, lo que se advierte al leerla es su gran humildad. Mi experiencia personal compartida con ella en número de días resulta exigua, pero de alta calidad. En ningún momento la he hallado haciendo ostentación de sus grandes dones. Eso no quiere decir que los oculte. Los lleva sobre sus hombros como una prenda antigua y querida que proporciona abrigo y confort.

Larga vida al águila y su criatura, y hagamos al alimón un mundo en el que cada mañana salga el sol para todos.

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar (versión muy resrtringida)


 
Technorati Profile