miércoles, 11 de noviembre de 2015

Padres que aman demasiado


¿Acaso es posible amar demasiado a nuestros hijos? Lo es cuando el amor sobreprotege tanto que forma niños incapaces de de hacer las cosas por sí mismos, o da tantas libertades que los pone en riesgo; el control excesiva y la permisividad sin límites son polos opuestos de conductas desacertadas para expresar nuestro amor. Los padres debemos proteger a nuestros hijos, pero no hasta el punto de tomar todas las decisiones por ellos, rescatarlos siempre que cometen errores y vigilar cada uno de sus movimientos. También darles espacio para que crezcan, pero sin que la familia entera gire en torno suyo mientras hace lo que se les antoja hasta que se convierten en los gobernantes de la casa. Examinar cómo estamos criando a nuestros hijos nos ayudará a encontrar la medida perfecta del amor y disciplina y apoyo para ayudarlos a ser independientes. capaces y, lo más importante de todo, felices.

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar


 
Technorati Profile