domingo, 22 de marzo de 2015

Liberación de los pacientes psiquiátricos, De la rehabilitación psicosocial a la ciudadanía posible


Este libro fue escrito porque, desde hace mucho tiempo, diversos aspectos de la psiquiatría no son discutidos a profundidad.

La reacción a los enfoques globales (llamados exceso de ideología por algunos), que caracterizaron los años setenta ha determinado la peligrosa certeza -sobre todo entre los jóvenes- de que la psiquiatría es simplemente una técnica terapéutica que debe ser aprendida a fin de elegir después el enfoque más convincente.

Después de años de reflexión y práctica sobre los aspectos de en-fermedad y normalidad, del control social y sus instituciones, del vínculo entre la psiquiatría y las ciencias humanas y políticas, es natural que exista una reacción que, probablemente, ha permitido la generación de nuevas ideas.No obstante, defender la exigencia de un método y mayor profesionalismo también acarrea la popularización de una idea vaga y errónea de la"cientificidad". Ésta es una idea muy vieja y difícil de erradicar, que alude a todo lo expresado en la categoría de lo cuantitativo, que hace referencia a modelos claros y delimitados, que afirma la relación linear entre fenómenos,que excluye la subjetividad. No importa si "los números" describen fenómenos artificiales o irrelevantes, pues lo importante es que la representación cuantitativa de un fenómeno lo vuelve real. No importa si el precio de tener modelos claros y simples sea reducir la realidad para que loque no está en el modelo sea declarado "inexistente" por el solo hecho de no estar descrito en él. Este comportamiento -de manera contraria a la certeza de quien lo propugna - no tiene nada que ver con la ciencia, que es, o debería ser, un método para observar los fenómenos y establecer relaciones entre ellos, y no una delimitación de su complejidad que los vuelva más fáciles de describir.

La psiquiatría actual ha declarado ser científica y pertenecer por pleno derecho a la biomedicina; se ha liberado -más en palabras que en hechos- de su antigua vocación por un control estricto y deshumanizado de los "locos de atar" y ha podido pertenecer, finalmente, al "discurso médico".

No obstante, y a su pesar, la psiquiatría ha heredado más de 20 años de reflexiones y prácticas consideradas "críticas". Del mismo modo que la"peste" (como definía Freud su descubrimiento del inconsciente en su primera presentación en Estados Unidos) se transformó progresivamente en una tranquilizadora rubéola, la crítica tanto a instituciones como a los sistemas manicomiales y psiquiátricos, de la cual Basaglia se hizo portador,se transformó progresivamente en una inofensiva racionalización de los lugares donde se imparten cuidados. « .

En consecuencia, esta herencia fue ocultada, relegada al olvido,distorsionada e ignorada. Fueron ignorados o distorsionados tanto la extraordinaria riqueza de saber como los lenguajes que en la década delos setenta permitían la discusión a los psiquiatras no sólo sobre psiquiatría,sino también sobre filosofía, sociología, política, poesía e historia. Fue un momento de intersección en las lecciones inglesas de Cooper y Laing, las francesas de Foucault, Deleuze, Guattari y Castel, la estadounidense de Goffman y, finalmente, la italiana de Basaglia.

A continuación menciono algunos hechos relevantes para el debate de la psiquiatría:

• Algunas experiencias históricas de psiquiatría antinstitucional han evolucionado en la práctica y han sido enriquecidas en la reflexión teórica,como la escuela triestina y la noción teórico-práctica de empresa social.

• La psiquiatría ha "descubierto" la epidemiología, y a través de ella ha podido controlar, de manera mucho más confiable, un conjunto de hipótesis sobre la naturaleza multifactorial de las causas, el desarrollo y el tratamiento de las enfermedades mentales.

• En diversos países no pertenecientes al primer mundo han surgido experiencias que han superado a la psiquiatría institucional mediante recursos prácticos y conceptuales (independientes de los modelos del primer mundo).

Todo lo anterior ha sucedido solamente en una parte de la psiquiatría;por el contrario, poco o nada ha ocurrido en la psiquiatría médica.Lenguajes y conocimientos han sido silenciados progresivamente, en especial en las generaciones más jóvenes; tampoco se sabe -existe una especie de prohibición al respecto- que el patrimonio original de la historia de la psiquiatría antinstitucional esté constituido por esta diversidad de formas.

Casi parece que la bibliografía de referencia mixta es vista con cierta reserva: si de manera simultánea a un estudio epidemiológico alguien desea referirse a la "Carta a los directores del manicomio" (Lettera ai direttori di manicomio) de Antonin Artaud, este recelo parece decirle:"tienes que elegir de qué lado quieres estar".

Este libro nació para contrastar las sospechas que apelan a la unicidad y exclusividad de la cultura de referencia y del deseo de razonar

* Ver lo que Google ofrece. Ingresar

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar


 
Technorati Profile