lunes, 23 de febrero de 2015

Depresión mayor y distimia: bases relacionales y guías para la intervención



Se destaca la importancia de distinguir dos modalidades fundamentales de depresión: una más grave, heredera de la antigua psicosis maniaco-depresiva (la depresión mayor) y otra más leve, de estirpe neurótica (la distimia). En la familia de origen del depresivo mayor se encuentra generalmente una pareja parental bien avenida, con una relación complementaria, y un fracaso de las funciones parentales bajo el signo de una fuerte exigencia sin valoración. Descalificado, el paciente tiende a construir a su vez una pareja complementaria, que se rigidifica cuando, tras verse frustradas sus expectativas de protección y valoración, intervienen los síntomas cerrando el círculo de la descalificación. El distímico, en cambio, procede de una familia con padres mal avenidos, que lo triangulan decantándolo por la coalición con uno de ellos y el antagonismo con el otro. Imitando el modelo parental, el paciente tiende a construir una pareja simétrica, en la que los síntomas se integran participando en los juegos de poder

La intervención terapéutica focalizará fundamentalmente a la pareja, aunque, en el caso de la depresión mayor, beneficiándose mucho de un abordaje a la familia de origen y también de un trabajo individual con el propio paciente.

Descargar

 
Technorati Profile