miércoles, 4 de febrero de 2015

Crimen pasional Contribución a una antropología de las emociones


La emoción aparece como la marca distintiva del crimen pasional que ahora es el objeto de estudio. ¿Qué mayor reducto de emoción que ese? Pero, más allá de pretenderse reacción primaria, niebla de sinrazón, acción enceguecida, ¿cuáles son y cómo se conforman en cada país los dispositivos culturales para tratar el crimen pasional? ¿Con qué cadenas simbólicas y de relaciones sociales se vincula? ¿Cómo se enlaza con los sistemas de prohibición y castigo y con las categorías de género y posición social? ¿Difiere el lugar del crimen pasional en la estructura social brasileña y colombiana? Seguramente no se obtendrán respuestas exhaustivas a estos interrogantes pero es posible explorar la elaboración cultural de la relación entre emoción y violencia a partir de una tesis central: el crimen pasional es una construcción cultural que pretende naturalizarse a través de un conjunto de dispositivos discursivos que le dan sentido a las acciones personales e institucionales frente al mismo. Estos dispositivos discursivos se encuentran tanto en los relatos de experiencias personales como en la interpretación normativa y su núcleo es la reiteración de la oposición entre emoción y razón. El efecto de estos dispositivos es una exculpación social de este crimen y e1 castigo atenuado para sus agentes. el que éstos sean mayoritariamente hombres señala que esta acción tiene que ver con las jerarquías de género, en particular con la construcción identitaría de masculinidad y feminidad.


Ver lo que Google ofrece. Ingresar

Lo que la Universidad Nacional Autónoma de México ofrece. Ingresar

 
Technorati Profile