lunes, 5 de enero de 2015

Depresión en la etapa perinatal


En este artículo se describen los principales fenómenos asociados con la depresión durante el embarazo y en la etapa posparto, su frecuencia, fenomenología y estrategias de tratamiento y detección. Se describen brevemente los principales efectos de la depresión en el bebé. Todo profesional de la salud debe tener en cuenta la posibilidad de depresión en la mujer en la etapa perinatal, es decir, durante el embarazo y el posparto. Sin embargo, la mayoría de las mujeres que están deprimidas en la etapa perinatal no buscan o reciben tratamiento específico. Es necesario que el clínico/a esté familiarizado con su fenomenología y que aprenda a reconocerla, que entienda sus causas y estrategias de ayuda, así como la importancia de la intervención temprana para la nueva madre y para su bebé. En este artículo se describen un número de instrumentos de detección de la depresión, así como las formas principales de intervención psicológica, como el brindar apoyo psicosocial, alguna forma de psicoterapia individual, terapias complementarias o alternativas y el posible uso de medicamentos. La depresión durante el embarazo puede tener efectos negativos en el feto, por ejemplo, suele asociarse con una elevación del nivel sérico de cortisol, alteraciones en el funcionamiento hipofisario-suprarrenal y del sistema de endorfinas; asimismo, se sabe que la presencia de estos efectos indeseables están asociados con una mayor frecuencia de prematurez, menor peso al nacer y menor grado de actividad fetal. Se han logrado identificar los principales factores de riesgo para la depresión y la posibilidad de ser prevenibles, si hubiera una intervención que pudiera instrumentarse con las mujeres en alto riesgo


Descargar

 
Technorati Profile