lunes, 26 de enero de 2015

Alguien con quien hablar



Alguien con quien hablar no pretende ser una lección ni darla. Lejos de la sofisticación académica, desea ofrecerse como un acto de comunicación esencialmente humano.

Todos necesitamos que alguien nos acompañe, que esté cerca, que nos escuche, que nos diga. Pero alguien no es uno o una cualquiera, no nos es indiferente, y dar con él, con ella, resulta decisivo. Tal vez se trate más de una capacidad de atender, de escuchar, de estar abierto y dispuesto, no sólo a recibir, sino a entregarse, a darse. Y dejar hablar no es un simple gesto de permisividad, es un acto de reconocimiento. Exige crear condiciones, un territorio propicio, para la palabra ajena.

De la amistad y el sexo, del placer, el deseo y el erotismo, de la mentira, el malentendido o el silencio, de la serenidad y la alegría nos habla Ángel Gabilondo, entre otros temas, dibujando un espacio de encuentro en el que la palabra es protagonista.

Disponible solo en versión Google Books, ahí puedes guardar en tus favoritos. Ingresar


 
Technorati Profile