martes, 12 de junio de 2012

Guía de valoración de las competencias parentales


Esta guía tiene como finalidad evaluar las competencias de los parentales, considerando estascomo la fuente principal cuidados para asegurar la satisfacción de las necesidades infantiles en una familia.

Esta guía surge de la necesidad de los autores de aportar una herramienta para evaluar las capacidades de los padres, debido a las grandes dificultades que los profesionales tenían en ponerse de acuerdo debido la gran diversidad de criterios que están en juego. Esto, por ejemplo a la hora de tomar una medida, ya sea para proteger a un niño a una niña o ya sea para decidir en casos de separación de los padres cual era la figura parental mas adecuada para otorgarle la custodia. Esta conflictividad que siempre perjudicaba a los niños, los motivaron para la elaboración de esta guía para ayudar a los profesionales de la infancia, en especial a los implicados en la protección infantil, en la salud mental y en los tribunales civiles, de menores y de la familia. 

Es una contribución para que cuando tengan que adoptar medidas que conciernen a los niños u organizar un plan de intervención para ayudar a las familias, puedan hacerlo basándose en lo que la investigación clínica y científica ha aportado.

Las constataciones de los autores del sufrimiento de los niños cada vez que se intenta diagnosticar o descartar la existencia de malos tratos y sus causas a través de sus testimonios, reforzaron aun mas este proyecto. En los interrogatorios, se presiona a los niñoso niñas a que señalen, el porque, el como y los nombres de los responsables de sus lesiones. El centrar el diagnóstico de los malos tratos solo, en lo que el niño o la niña muestran o dice en vez de confrontar a los adultos es una intervención injusta y que a menudo revictimiza los niños. El reconocerse por parte del niño como maltratado por sus padres, ya es psicológicamente muy difícil. Lo es aun más, cuando el niño o la niña se da cuenta que se les obliga delatar a sus propios padres.

 En este mismo sentido, cuando en los casos de separación se le pide al niños o ala niña que se pronuncie con quien le gustaría vivir, se les somete a un dilema casi imposible de resolver. Por lo tanto, es mas adecuado y éticamente mas justo para los niños y niñas validar la existencia de malos tratos a través de una evaluación de la calidad de los cuidados que los padres o cuidadores prodigan a los niños. 

Post relacionado:



Manual para el desarrollo de competencias parentales


* Este libro se puede descargar gratis en Scribd. si no sabes como hacerlo lee esto ingresar

 
Technorati Profile